Ultherapy en hombres

A lo largo de la última década, el porcentaje de hombres que se somete a procedimientos estéticos no quirúrgicos ha crecido. Según los últimos datos de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica y Estética el número de este tipo de procedimientos ha crecido exponencialmente, sobre todo en el rango de edad entre los 35 y los 50 años de edad. Dentro de las motivaciones para esta nueva realidad podríamos apuntar, el creciente interés por cuidar de la propia imagen o el ambiente competitivo en el trabajo, que hace necesario conservar una apariencia juvenil.

En definitiva, se trata de una forma de conseguir una mayor autoestima y, como consecuencia, generar mayor seguridad.

Para ello, los hombres buscan tratamientos poco invasivos, que no les limite en su actividad diaria, que den resultados discretos, naturales, sin aumento de volumen y que no les cambie ni la expresividad ni les altere los rasgos.

Ultherapy cumple con la mayoría de estos requisitos. Se trata, como ya sabéis, de un tratamiento para la flacidez de cara, cuello y diferentes zonas a nivel corporal.

Son ultrasonidos focalizados que producen elevadas temperaturas a nivel profundo de la piel, lo cual estimula la producción de colágeno. Y, como consecuencia, genera un efecto de tensado o lifting en rostro y cuello. Los resultados se perciben de forma progresiva durante 6 meses. Además, es un tratamiento que se realiza en una sola sesión al año.

En el caso del varón, existe una característica de género que confiere a Ultherapy de una mayor calidad en cuanto a resultados y duración de estos. La piel del varón es más gruesa y contiene una mayor cantidad de colágeno, con mayor resistencia y perdurabilidad. Lo cual hace, como hemos dicho, que los resultados sean más notorios.

Esto, junto al hecho de que los resultados sean progresivos, hace que esta técnica sea una de las que mejor cumplen con las expectativas del hombre.

Por otro lado, como ya sabéis por anteriores post, es un tratamiento que puede combinarse con otras técnicas, como Belkyra (para tratamiento de la papada), luz pulsada o láseres de fotorrejuvenecimiento (para conseguir una piel más luminosa, sin manchas ni capilares) y la toxina botulínica, para conseguir un resultado global de rejuvenecimiento facial



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ULTHERAPY O HILOS TENSORES?

FLACIDEZ y ULTHERAPY